¿Qué es el entrenamiento invisible y por qué es tan importante?


El entrenamiento invisible, no es otro que el que se realiza fuera del terreno de juego; sirve para poner a punto la maquinaria, es decir, nuestro organismo.


Muchos factores influyen al rendimiento deportivo y, cuando el objetivo es alcanzar el máximo de tal rendimiento, este entrenamiento es primordial. No obstante, uno de los problemas que aparecen con estos es que muchos/as deportistas piensan y creen que lo único importante es el entrenamiento diario dentro del terreno de juego e, incluso, añadiría que muchos entrenadores y entrenadoras piensan igual que ellos.


El entrenamiento invisible es todo aquello que realizamos fuera de la pista, su importancia en el rendimiento deportivo es fundamental. Entre los componentes del entrenamiento invisible se encuentran las horas y la calidad del sueño, las prácticas de fisioterapia (masajes, sauna, hidroterapia, crioterapia), la nutrición, un estilo de vida saludable, etc.



Es importante entender que, cuando entrenamos, el cuerpo es sometido a situaciones de estrés que le suponen un desgaste y una fatiga, ya que se le exige que se adapte a las situaciones a las que se está enfrentando. Esto implica un gasto energético muy grande por parte del cuerpo, y entenderlo es importante para poder valorar la relevancia del entrenamiento invisible, ya que si no lo tenemos en cuenta corremos el riesgo de lesión y pérdida de rendimiento.


El entrenamiento invisible consta de:


Higiene y hábitos saludables


Higiene no hace referencia solo a estar aseado, sino a cuidar nuestro cuerpo para poder prevenir enfermedades. Jiménez (2014) manifiesta que la higiene deportiva significa mantener una serie hábitos que ayudarán a obtener el máximo rendimiento con el ejercicio y a realizarlo con la máxima garantía de que no vas a tener ningún problema.

Higiene deportiva es sinónimo de hábitos saludables.


Descanso y desconexión


Descanso no es solo dormir, evidentemente, una buena higiene de sueño (apartado anterior) nos ayudará a rendir más ya que el sueño es el mejor momento para que el cuerpo se recupere, siempre y cuando se duerma bien. En su día ya hablé de estos dos conceptos, podéis recuperar el post aquí.


Recuperación


La fisioterapia tiene mucho que aportar al entrenamiento invisible, ya que ayuda al cuerpo a recuperarse y trabaja para una prevención de lesiones o bien molestias físicas que puedan condicionar nuestro rendimiento. Bores (2015) Sostiene que la recuperación garantiza el proceso o principio de supercompensación del jugador, que le otorga al organismo la capacidad de adaptarse a las exigencias del entrenamiento.


Un mal proceso de recuperación va a repercutir en la degradación muscular, en la acumulación de lactato y en la inhibición de las hormonas, lo cual conlleva a la fatiga que en algunos casos se convierte en sobreentrenamiento.


Cualquier intervención o aparato que pueda usarse para la recuperación del cuerpo es beneficioso para el rendimiento y hay que dedicarle el tiempo que le corresponde. Un factor importante a tener en cuenta aquí es que el trabajo preventivo es importantísimo y forma parte de este entrenamiento invisible, trabajar para prevenir lesiones es de vital importancia para los y las deportistas.


Nutrición


Es importante mantener una buena alimentación si queremos que nuestro cuerpo rinda al máximo nivel y responda a las exigencias que se le va a pedir en los entrenamientos y las competiciones. Es muy importante aportarle, en forma de alimentos, todo lo que necesite, ya sea en el momento de la competición o bien en el momento de reposo, ya que es importante la ingesta de alimentos después de hacer deporte. En este caso es recomendable acudir a un profesional del área que pueda ayudar a planificar una alimentación adecuada en cada momento y fase de la temporada.


Dentro de este aspecto es importante tener en cuenta la hidratación, mantener el cuerpo bien hidratado, ya que una deshidratación pasará factura afectando a nuestro rendimiento, además de poder causar problemas más graves que nos van a impedir realizar el plan de entrenamientos.


Psicología


Esta puede formar parte del entrenamiento activo y del invisible, ya que habrá habilidades, situaciones, etc., que se trabajarán en el campo y otras que se deberán trabajar fuera del terreno de juego. Dentro del entrenamiento invisible, hay que decir que es una variable muy importante.

La psicología nos aporta pautas, técnicas y estrategias para aprender a descansar y desconectar, nos aporta beneficios para el sueño si tenemos dificultades para dormir. Puede ayudar, en un trabajo conjunto y combinado, tanto a los y las fisioterapeutas y nutricionistas a realizar mejor adherencia y motivación de los y las deportistas para su trabajo.


Además, es importante tener en cuenta que gran parte de la formación y entrenamiento sobre las habilidades psicológicas que afectan de forma directa al rendimiento se trabaja fuera de los terrenos de juego. La planificación del trabajo empieza por una buena formación y una buena práctica y entrenamiento en condiciones más óptimas para, cuando se dominen en estas condiciones, poder trabajarlas en el terreno de juego. Si no hay un dominio previo es muy difícil que funcionen, y si no funcionan los y las deportistas no trabajarán este aspecto.

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo