La profundidad de las lesiones

Actualmente nos encontramos ante un periodo en el cual se habla mucho de las lesiones, esto se debe a la situación que hemos vivido del COVID-19 y el periodo de "inactividad" que han tenido los deportistas. Al habla de inactividad, me refiero a la práctica de su deporte y en condiciones reales. De hecho, he leído que a la liga Alemania de fútbol, ha habido 6 lesiones en 8 partidos.

A pesar de que las lesiones no solo afectan la situación actual. Están presentes en el día a día de los deportistas, y de personas no deportistas. Cierto es que los deportistas y las personas que practican deporte, aunque sea de forma amateur o por ocio son personas más vulnerables ante las lesiones. Hablar de deportistas no implica hablar de deportistas de alto rendimiento, cualquier persona que practique deporte es más vulnerable a tener alguna lesión.


Cuando hablamos de lesión, probablemente nuestro jefe lo relacione, de manera inmediata, con algún tipo de dolor o manifestación física. Pero, ¿una lesión solo tiene afectación física? Desde mi punto de vista, sería un error pensar o contestar esta pregunta de forma afirmativa.


Diferenciaremos dos etapas, la etapa preventiva y la etapa de rehabilitación. A la preventiva podemos situar todo aquel trabajo que hace el deportista para intentar prevenir cualquier tipo de lesión, trabajando y preparando su cuerpo porque este reaccione y se adapte de la forma más óptima y eficiente posible a las demandas del entorno. Este trabajo se realiza con la ayuda de fisioterapeutas y preparadores físicos. ¿Me dejo algún profesional más?

Mientras tanto, la etapa de rehabilitación es la etapa puesto-lesión, es decir, la persona ya ha sufrido la lesión. El trabajo de esta etapa empieza con el trabajo del médico o la médica, los cuales son los responsables de hacer un diagnóstico. Después es el turno de los y las fisioterapeutas, puesto que el médico se los deriva la persona lisiada para empezar el proceso de la rehabilitación y recuperación de este dolor o manifestación física de la lesión. Ahora toca repetir la misma pregunta que he hecho anteriormente, ¿me dejo algún profesional dentro de esta etapa?


Ahora me toca arriesgar a mí, así que me atrevo a decir que la mayoría de las respuestas han estado negativas, es decir, que no falta ningún tipo de profesional a ninguno de las dos etapas anteriormente mencionadas. Para dar esta respuesta he arriesgado, pero también he generalizado, evidentemente no puedo dar una respuesta individualizada en un texto que puede leer cualquier persona. Si las respuestas han estado negativas, es como que solo entendemos la lesión como una manifestación física. Créeme si te digo que esto no es así, una lesión tiene una IMPORTANTE manifestación psicológica. Ahora explicaré un poco el porqué de esta manifestación. Volveremos a dividir el trabajo de la lesión en dos etapas, con solo que enfocadas hacia una perspectiva psicológica.

En la etapa preventiva, la intervención psicológica coge sentido cuando entendemos que algunas variables psicológicas como la personalidad, recursos de afrontamiento y el estrés tienen un peso muy importante a la probabilidad de lesión de una persona. De las mencionadas me pararé unas líneas a explicar la variable del estrés, puesto que posiblemente es con la que más identificado o identificada te sientas. Unos de los síntomas más típicos del estrés es la tensión muscular la cual aumenta la probabilidad de lesión con la práctica deportiva, puesto que el cuerpo no puede reaccionar igual a las demandas del entorno y la situación. Además, el estrés tiene influencia encima otras variables psicológicas, por ejemplo, la atención, aumentando así la probabilidad de lesión, puesto que al hecho de estar menos atentos o más dispersos nos puede hacer ignorar estímulos importantes. Un ejemplo del que acabo de comentar, imaginaos que sois un jugador o una jugadora de baloncesto, y estáis entrando a canasta, y no prestáis atención a un defensor que hay ante vosotros (por el tema que hemos comentado anteriormente), y le pisáis el pie, desencadenando una lesión en el tobillo.

En lo referente a la etapa de rehabilitación o de postlesión, es importante ponernos al lugar de la persona lisiada, esta tiene pérdidas muy importantes en su día a día. Algunos ejemplos de estas pérdidas:

- Pérdidas sociales: los y las deportistas habrán construido un entorno social relacionado con el deporte, por ejemplo el equipo al cual perteneces.

- Pérdida de una pasión, hobby o espacio para evadirte.

- Otro factor importante y el último del cual hablaré, es la identidad deportiva: entendimiento como el grado en que el deportista se siente identificado con su rol como deportista. Hablar de pérdida de identidad puede ser muy duro, puesto que el deportista puede no sable quien es en este momento, y pueden empezar a salir dudas y bucles de pensamientos importantes en su día a día. Un ejemplo de esto, he sentido deportistas comentar, durante este desconfinament, necesitamos sentirnos otro golpe jugadores de baloncesto, de fútbol, atletas, etc. Con esta expresión nos dan a entender un poco el que significa perder esta identidad. ¿Te imaginas perder tu identidad, con el que te identificas? ¿No sería agradable no? Pues esto puede pasar durante un periodo postlesión.

Cualquier pérdida genera un impacto emocional muy importante encima la persona que sufre esta o estas pérdidas, es muy importante ayudar a la persona a gestionar todas estas emociones de la mejor manera posible, además de ayudarlo a recuperar estas pérdidas, todo y la lesión, si se realiza un buen trabajo planificado, con unas pautas y herramientas psicológicas se puede trabajar porque la persona lisiada siga sintiéndose deportista, siga dentro del grupo social que había creado, etc. Además, es importante, siempre que sea posible, trabajar con todos los profesionales que intervienen encima la persona para ayudarlo al máximo a afrontar este proceso.

Para acabar, deciros que es muy difícil ponernos 100% al lugar de una persona lisiada si no lo hemos estado nunca, y no hemos pasado nunca por estas fases, pero las personas que han vivido alguna lesión que los haya hecho estar al margen del deporte que practican lo entenderán perfectamente. Por eso es tan importante trabajar en el ámbito psicológico una etapa de lesión. Es importante abrir nuestra visión o percepción cuando hablamos de lesión, vamos más allá de una manifestación física, empezamos a incorporar la manifestación psicológica.

0 vistas0 comentarios