¿Cómo mantener la concentración durante la competición?

¿Cuántas veces hemos escuchado declaraciones de entrenadores/as y/o jugadores/as después de una competición en las que manifiestan haber perdido la concentración? En muchas ocasiones este hecho habrá afectado directamente al resultado.

También es habitual ver en los tiempos muertos (en los deportes que así lo permiten) escuchar a entrenadores/as pedir que se concentren o que no pierdan la concentración, pero ¿concentrarse en qué?, y ¿cómo?


La concentración y la atención están relacionados y forman parte de estas habilidades psicológicas que influyen directamente al rendimiento

Es importante saber que la concentración y la atención están relacionados y forman parte de estas habilidades psicológicas que influyen directamente al rendimiento. Mediante la atención y concentración recibimos información, la analizamos, la interpretamos y, posteriormente, actuamos. Además, la concentración y la atención también se relacionan con más habilidades psicológicas, lo cual quiere decir que son afectadas por otras y que, a su vez, afectan a otras, por ejemplo, la toma de decisión.


Atención es seleccionar y concentración es mantener. ¿Seleccionar y mantener el qué? Seleccionar los estímulos importantes en la situación y mantener la cabeza enfocada en estos sin que se pueda distraer con otros estímulos distractores o no importantes para tal situación.


Técnicas y estrategias que pueden ayudarnos a estar concentrados


Hay diferentes técnicas y estrategias que pueden ayudarnos a estar concentrados en lo relevante de la situación, y varían según la persona y la situación. Es muy importante decirle a nuestra cabeza hacia donde debe de enfocar e invertir esfuerzo y recursos atencionales, ya que si no hacemos este trabajo nuestra cabeza prestará atención a los estímulos que considere más llamativos, y estos no tienen porque beneficiar al rendimiento. Pongo una situación para ejemplificar lo que acabo de decir: imaginaros un jugador de baloncesto que ha fallado tres tiros consecutivos y ahora está en situación defensiva, con unas pautas muy claras de cómo debe defender una situación en concreto, por ejemplo, una situación de pick and roll (bloqueo directo). Si mientras defiende la cabeza de este jugador está pensando en los tiros que ha fallado, en que hoy no tiene el día, etc., está quitando recursos atencionales a su trabajo actual, que es defender, es decir, está descentrado, aumentando la posibilidad de cometer un error en el pick and roll, ya que su cabeza, en este momento ocupada con estímulos no importantes, procesará la situación defensiva más tarde, tendrá menos recursos para decidir y ejecutará de forma incorrecta.





Anteriormente he comentado que la atención es seleccionar y la concentración es mantener. Dicho con otras palabras, que la cabeza se centre en el trabajo que hay que hacer y en los estímulos importantes, pero decir esto también implica enseñarle a nuestra cabeza a ignorar los estímulos distractores y no relevantes. Para aprender y dominar esto es muy importante que la atención y la concentración se entrenen, no basta con pedirle a los/as jugadores/as que se concentren, hay que practicarlo. Y, como todo, hay ejercicios muy sencillos y otros más complejos, ejercicios que se pueden trabajar en casa y otros que deben hacerse en condiciones ecológicas (reales).


A modo de conclusión, es importante entender que la atención y concentración (y las otras habilidades) deben trabajarse y entrenarse como si de un recurso técnico, táctico o físico se tratara. Además de aportar a los/as jugadores/as estrategias y técnicas que les ayuden a darse cuenta de cuándo están desconcentrados para que vuelvan a concentrarse en los estímulos relevantes. Y a modo de pauta general, decirle a nuestra cabeza hacia donde debe invertir esfuerzos y recursos atencionales, ya que sino irá hacia los más llamativos para ella. Nuestra cabeza no puede cantar dos canciones al mismo tiempo, elijamos qué canción debe cantar.


46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo