top of page

Burnout y deporte

Burnout es un concepto que se ha asociado principalmente al ámbito laboral, aunque también lo encontramos con frecuencia en otros ámbitos, entre los cuales está el deportivo. Seguramente, alguno/a de vosotros/as conoceréis el concepto, otros puede lo identifiquéis como “el síndrome del quemado” e incluso algunos/as lo habréis experimentado sin saber qué es. A continuación, voy a hablar del burnout en el deporte.

Sin ir más lejos, los deportistas son una población de riesgo en cuanto a su salud psicológica. Varios estudios demuestran una prevalencia del burnout de entre el 4 y 10%, otro estudio centrado en deportistas españoles habla de una prevalencia del 3.4-3.8%. Cifras, en ambos casos, muy elevadas que reflejan la necesidad de trabajar para reducir este burnout. Para entender esta vulnerabilidad hay que hablar de varios factores, entre ellos:


1. Sobreentrenamiento: exigencias muy altas, acompañadas de expectativas, en algunos casos poco reales.

2. Presiones externas: la gran demanda y consumición por parte de la población, que en ocasiones somete a los/as deportistas a una presión innecesaria. Y en caso de deportistas en etapa de formación, los padres y familiares también tienen un peso muy importante, así como el/la entrenador/a.

3. Presiones propias de uno mismo: generadas por el perfeccionismo, la autoexigencia, etc.


4. Estancamiento: situación donde el deportista no avanza.


Entendemos el síndrome del burnout como un como “un estado de agotamiento físico, emocional y mental como respuesta al estrés crónico”. Una definición más completa y compleja sería “un estado de agotamiento físico, emocional y mental originado por unas exigencias elevadas en el entorno competitivo, una baja realización personal (se entiende como sentimientos de incapacidad, baja autoestima, baja efectividad en el trabajo, ideas de fracaso y autoevaluación negativa), debida a una falta de consecución de los sentimientos de éxito y de crecimiento individual en el contexto deportivo, y una devaluación del deporte que causaría una pérdida de interés por la propia actividad”.



Normalmente los/as deportistas se encuentran muy agotados/as, tanto física como mentalmente, están al límite.


El burnout se asocia a una serie de síntomas:


· Físicos: tensión, fatiga, dolores musculares y articulares, falta de apetito, problemas respiratorios, incremento de la presión sanguínea y mayor ritmo cardiaco durante el descanso.

· Inmunológico: bajada de las defensas, lo que provoca vulnerabilidad ante las infecciones.


· Bioquímico: aumento del cortisol, serotonina, adrenalina y de los ácidos grasos en el plasma. Disminución del glucógeno muscular, de la hemoglobina, el hierro y la ferritina.

· Psicológicos: alteraciones del estado de ánimo, ansiedad, irritabilidad, letargo, baja autoestima, falta de concentración y confianza, trastornos del sueño, pérdida de la libido, rumiaciones, y como consecuencia todo esto afecta a la motivación.


· Conductual: descenso en el nivel de eficiencia, aumento de la retirada, mayor desorganización conductual en los diversos ámbitos, intentos de evitar la práctica deportiva o el entrenamiento.

La mejor forma de tratar con el síndroma de burnout es la prevención, y para ello es necesario trabajar varios aspectos como: adoptar un estilo de vida saludable (alimentación, descanso, ejercicio, desconexión, etc.); trabajar los pensamientos y las creencias, lo cual nos ayudará a saber gestionar la presión; e incluso trabajar con programas que nos ayuden a mantener la motivación. Otro punto importante es ayudar al/la deportista a crearse más de una identidad, no solo la deportiva. Entender que antes que deportistas son personas y como tal necesitan cuidar de la persona.


No obstante, es cierto que no todos los deportistas reaccionan igual ante las situaciones de estrés. En caso de no poder prevenir el burnout, algunas veces será necesario distanciarse del deporte para coger aire y poder trabajar para después volver a la práctica deportiva. Incluso, en el peor de los casos, algunos/as deportistas no llegan a recuperar nunca la actividad, suponiendo el abandono deportivo por completo.

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page